Physium System

Physium System ® es un dispositivo medico de movilización fascial profunda mediante presión negativa aplicada en dosis de mecanoterapia controlada que potencia y ayuda a los beneficios de la terapia […]

Physium System


Physium System ® es un dispositivo medico de movilización fascial profunda mediante presión negativa aplicada en dosis de mecanoterapia controlada que potencia y ayuda a los beneficios de la terapia manual. Este dispositivo flexibiliza y masajea músculos y fascias ya qué actúa en los diferentes planos musculares y tejidos, relajando y devolviendo la movilidad a las estructuras.

Actúa de forma parecida a un masaje pero más profundo y resolviendo problemas crónicos; se aplica un presión negativa (entre 100-155mBar)  mediante unos cabezales colocados en las estructuras que provocan la restricción y/o la adherencias. Este sistema es indoloro y seguro sin efectos secundarios. Su respuesta es más rápida y más duradera.

Sus principales ventajas son:

  • Respuesta rápida y eficaz sin necesidad de provocar dolor.
  • Permite trabajar el tejido conectivo de manera controlada, cuantificable, profunda y efectiva.
  • Relaja y flexibiliza músculos y fascias; moviliza los tejidos y adherencias en sus diferentes planos.
  • Activa la respuesta neuronal reduciendo el dolor y la ansiedad.
  • Estimula la circulación venosa y linfática.
  • Permite profundizar a planos inalcanzables a las manos del terapeuta, tanto en patología crónica como aguda.
  • Sus efectos son duraderos, los resultados conseguidos con el dispositivo son acumulables sesión tras sesión y su efecto se mantiene.

Para ofrecer el mejor tratamiento con el dispositivo Physium ®, es imprescindible la correcta valoración del paciente y de su patología; es por eso que el sistema Physium ® viene acompañado de un método de valoración y diagnostico llamado Método Saló-Darder.

MÉTODO SALÓ-DARDER

El sistema Physium ® se complementa con un método de valoración integral previa a partir del cual se establece un protocolo de tratamiento.

Es un método de valoración reproducible y eficaz que permite identificar con claridad la cadena de tensión fascial dominante y la restricción articular asociada a esta, llegando a identificar la lesión primaria.

Cuando existe esta cadena de tensión miofascial, las zonas anatómicas encargadas de suplir el movimiento trabajan en exceso, compensando la falta de movilidad de las articulaciones vecinas y dando así la clínica del paciente.

Identificando estas cadenas y su lesión primaria se ofrece un tratamiento para tratar de desactivarlas y devolver la movilidad a aquellas estructuras afectadas.

 

APLICACIONES CLÍNICAS:

  • Cabeza y cuello: dolores de cabeza, migrañas tensionales, vértigos, atm (articulación de la mandíbula), glaucoma, rinitis, latigazos cervicales, cervicálgias crónicas y agudas, cervicobraquialgias, adherencias postquirúrgicas, artrosis, etc.
  • Espalda y pelvis: dorsalgias, lumbálgias, ciática, pubálgias, recuperación post-cesáreas, adherencias postquirúrgicas tras laparoscopias, artrosis, etc.
  • Hombros: capsulitis retractiles u hombro congelado, luxaciones, esguinces acromio-clavicular, tendinitis del maguito de los rotadores, impingement subacromial (pinzamiento del tendón supraespinoso bajo el acromion), artrosis etc.
  • Codos: epitrocleitis, epicondilitis, tendinitis (del bíceps y tríceps) artrosis, etc.
  • Muñeca y manos: síndrome del túnel carpiano, síndrome compartimental, tenosinovitis de Quervain (tendinitis del musculo extensor del pulgar)
  • Caderas: trocanteritis, impingement (pinzamiento capsular), artrosis de cadera, bursitis, alteraciones cintilla iliotibial, etc.
  • Piernas: drenaje linfático, piernas pesadas, descarga, antiguas roturas fibrilares, lesiones post-quirúrgicas
  • Rodillas: artrosis rotuliana y femorotibial, recuperación quirúrgica en prótesis, recuperación quirúrgica en cirugías de ligamentos cruzados y meniscos, esguinces de rodilla
  • Tobillos: tendinitis aquilea, esguinces, recuperación post-quirúrgica
  • Pie: fascitis plantar, pie cavo, hallux valgus (juanetes), dedos en garra, pie rígido etc.
  • Cicatrices: todo tipo de cicatrices, superficiales y profundas, quirúrgicas y traumáticas, con implicación de vasos sanguíneos y vísceras o simplemente de tejido muscular. En general genera elastificación del tejido cicatrizal, rompe adherencias y mejora su movilidad y su estética así como la circulación linfática y sanguínea.
  • Edemas postoperatorios (más de 3 meses de evolución)
  • Deportistas: preparación muscular previa competición y acelera la recuperación del estrés muscular post competición (acelera la eliminación del ácido láctico), así como prevención de lesiones.
  • Todo tipo de lesiones traumáticas y todo tipo de problemas musculares, fasciales (tanto en cadena como locales) y todo tipo de recuperaciones post-quirúrgicas.

Los resultados son visibles y muy claros desde la primera sesión, sin dolor, con ganancia de movilidad desde el primer día y disminuyendo con cada sesión el dolor de nuestro paciente.